Comprender el reflejo de eyección disfórica

Comprender el reflejo de eyección de leche disfórica y la aversión y la agitación de la lactancia materna / del pecho

Como madre, disfruté amamantar a mi dos hijos en tándem la mayor parte del tiempo. Hacia el final del proceso de destete, comencé a tener sentimientos extraños cuando mi niño pequeño amamantaba, especialmente cuando «sintonizaba» mi otro pezón. Comenzó como una sensación de picazón en mi boca y una sensación revoltosa en mi estómago que crecia hasta que me sentía obligada a desprenderlao del pecho, momento en el cual, sentía  un alivio inmediato de estos síntomas. Sin embargo, me quedaba con sentimientos de culpa y confusión, preguntándome qué me pasaba. Consulté tanto a mi proveedor de atención médica como el Internet, pero no había información disponible en ese momento; aparentemente era un lado oscuro en el campo de la lactancia que nadie quería admitir o discutir. Años más tarde, los investigadores apenas comienzan a estudiar posible soluciones para las madres, y dando luz sobre lo que hoy se conoce como Reflejo de eyección de leche disforica (D-MER) y Aversión a la lactancia materna / lactancia materna (BAA).

Reflejo de eyección de leche disforica

D-MER «es una condición que afecta a las mujeres lactantes que se caracteriza por una disforia abrupta o la sensación de emociones negativas, que ocurren justo antes de la liberación de la leche y continúan por unos minutos» (D-MER.org, 2019). Antes de la bajada de lecha e inmediatamente después, las madres afectadas por D-MER describen  síntomas como una sensación de vacío en el estómago, ansiedad, tristeza, temor, nerviosismo, ansiedad, malestar emocional, angustia, irritabilidad, desesperanza y emociones negativas general (D-MER.org, 2019). El inicio de los síntomas de D-MER puede ser de leve a grave, ocurriendo dentro de las primeras dos semanas posparto, con una duración de tres meses posparto o hasta el destete (D-MER.org, 2019). Aunque carece de investigación, las causas teóricas de D-MER, se cree que es una respuesta fisiológica a la bajada de leche que pudiesen incluir una disminución de la dopamina, una deficiencia nutricional y / o un efecto ambiental (D-MER.org, 2019). Las opciones de tratamiento incluyen educar a los padres sobre D-MER, rastrear los desencadenantes ambientales, realizar cambios en el estilo de vida, como hidratación, nutrición, ejercicio y descanso, y / o obtener una prescripción médica par mantener los niveles de dopamina (D-MER.org, 2019).

Aversión a la lactancia materna / lactancia materna y agitación

ALM «es un fenómeno que experimentan algunas madres que amamantan, que pudiese incluir tener sentimientos negativos, a menudo junto con pensamientos intrusivos cuando un bebé está prendido y amamantando» (Yate, 2017). Durante toda la duración de la mamada o pudiese ir disminuyendo en intensidad a medida que esta progresa. Las madres afectadas por ALM han descrito síntomas tales como ira, ira, agitación, irritabilidad, picazón, querer desenganchar al bebé, querer sacudir al niño, culpa, vergüenza, confusión y ganas de seguir amamantando (Yate, 2017). El inicio de los síntomas de ALM puede ser de leve a grave y ocurrir en cualquier momento, con una duración de una sola vez, de forma intermitente o continua (Yate, 2017). Aunque carece de investigación, las causas teóricas de ALM, que se cree que es una respuesta fisiológica y psicológica a la lactancia materna, incluyen un aumento de cortisol, un ajuste hormonal durante el posparto, la menstruación o el embarazo subsecuente, una deficiencia nutricional, falta de sueño, dolor de pecho o pezón, y/o lactancia materna extendida (Yate, 2017). Las opciones de tratamiento actuales incluyen educar a los padres sobre el ALM, garantizar la posición adecuada, participar en intervenciones psicosociales como el apoyo individual y grupal, rastrear los desencadenantes ambientales, realizar cambios en el estilo de vida como hidratación, nutrición, suplementos de magnesio, ejercicio, autocuidado, distracción y descansar, y / u hacer un examen hormonal integral para ajustar los niveles hormonales (Yate, 2017).

D-MER, ALM y el profesional certificado CAPPA

Aunque está fuera del alcance de la práctica de un profesional certificado por CAPPA brindar consejo médico, es importante conocer D-MER y ALM y mantenerse al día con las nuevas investigaciones publicadas. Si los clientes expresan síntomas o sentimientos negativos durante el amamantamiento, refiéralos a un proveedor de salud para el diagnóstico y el tratamiento. También es apropiado proporcionarles recursos basados en evidencia como www.D-MER.org y www.breastfeedingaversion.com. Además, Anímelas a unirse a grupos de apoyo a la lactancia presenciales o en línea. Todavía se necesita más investigaciones para comprender mejor las causas de D-MER y ALM para poder dar tratamiento a las mujeres afectadas. Mientras tanto, los clientes diagnosticados con D-MER y BAA pueden encontrar apoyo y esperanza, para evitar destetes prematuros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *